L'Oréal-UNESCO "For Women in Science" VIII edición

La Fundación L'Oréal-UNESCO For Women in Science desde hace 13 años premia a las mujeres que tienen más talento, y quieren que las científicas que han sido ganadoras con la beca inspiren a las jóvenes de nuestro país para que hagan su sueño realidad.
En la VIII Edición del Programa L'Oréal-Unesco "For Women in Science" han sido galardonadas cinco científicas españolas: Marta Alonso, reconocida por el desarrollo de nuevas terapias para tumores cerebrales infantiles, actualmente su equipo trabaja en la investigación de un virus inteligente que es capaz de distinguir las células tumorales de las células normales. Begoña Sot, que estudia las proteínas implicadas en enfermedades neurodegenerativas; María Ángeles Tormo, destacada por el estudio de la bacteria "Staphylococcus aureus", causante de importantes infecciones tanto en humanos como en animales; Laura Herrero, que busca nuevos tratamientos para la obesidad y la diabetes tipo 2, y Reyes Benlloch, por sus estudios sobre las proteínas fotorreceptoras en plantas.
Ellas son un claro ejemplo de que la ciencia necesitan mujeres y para que sirvan de inspiración a las jóvenes el Programa L'Oréal-UNESCO For Women in Sciencia comparte con todos los mensajes que han dejado y que van dirigidos a todas las mujeres en la ciencia.
L'Oréal-UNESCO For Women in Science
Laura Herrero Rodríguez opina que la forma de fomentar las vocaciones científicas pasa por concienciar a la sociedad de la importancia y necesidad de la ciencia. Además destaca la importancia de organizar visitas periódicas de los niños a los laboratorios de investigación para que se familiaricen y conozcan desde pequeños el fascinante mundo de la ciencia.
María Ángeles Tormo Más piensa que se podría fomentar el interés de los niños por la ciencia si "desde temprana edad ven, por ejemplo, dibujos animados que despertaran su interés por las aportaciones científicas y lo emocionante que es hacer esos descubrimientos. En los colegios se podrían realizar jornadas de puertas abiertas en los centros de investigación para que los niños pudieran conocerlos".
Begoña Sot Sanz supo que quería ser bioquímica desde sus años de instituto, porque le apasionaba la asignatura de química. "Me parecía una ciencia que seguían unas normas muy lógicas, capaz de explicar muchos procesos del día a día". "Me pareció maravilloso como en la bioquímica las leyes lógicas y "sencillas" de la química explican procesos tan complicados como el metabolismo o la biosíntesis de proteínas".
Marta Alonso Roldán le diría a una niña interesada en este camino "que es un mundo apasionante, que te llena, pero a la vez está repleto de retos e incertidumbres". La doctora Alonso ha publicado más de 40 artículos, revisiones y capítulos de libros, presentado los resultados de sus investigaciones en foros internacionales y recibido por ellos varios premios. Para ella ser "una bolsa de investigación como las del programa L'Oréal-UNESCO aporta ganas de seguir trabajando. El hecho de que tu trabajo o tu trayectoria sean reconocidos a nivel nacional infunde moral y ganas de seguir adelante. La carrera investigadora está llena de incertidumbres laborales, de búsqueda de financiación para los proyectos, de artículos rechazados... Y una beca como ésta levanta la moral a cualquiera".
Reyes Benlloch Ortiz cuenta que decidió especializarse en la Biología del Desarrollo y la Genética Molecular porque "siempre me atrajo mucho tanto la Biología como los idiomas y de una cierta manera, cuando empecé a estudiar me pareció que la Genética Molecular es el idioma en el que estaba escrito el mundo que nos rodea. Entender sus bases, analizar sus componentes y desvelar su funcionamiento es descifrar este idioma y por lo tanto ampliar nuestro conocimiento del mundo".
Vídeo de la campaña L'Oréal-UNESCO.

COMPRA EN:


Xatea  400x267 contactos
Midseasonsales250x250

No hay comentarios:

Publicar un comentario