La mente se compone de módulos independientes. Psicología evolucionista

La mente se compone de partes distintas y esas partes diferentes pueden contradecirse unas a otras, por ejemplo un mismo cerebro puede tener dos creencias contradictorias sobre la misma cuestión. Nuestra mente o cerebro es una colección de módulos que surgieron a lo largo de la evolución como soluciones adaptativas a diferentes situaciones. En el cerebro suceden todo tipo de cosas (que te dicen cómo comportarte, qué pensar, etc.) de las que eres completamente inconsciente, de hecho no percibes la mayor parte de lo que ocurre en tu mente, no eres consciente de los sistemas diseñados para controlar la respiración que provoca los movimientos musculares... todo ello sucede en un segundo plano. En este post veremos el vídeo de Redes 119: El lenguaje está diseñado para confundirnos, donde Eduard Punset entrevista a Rober Kurzban. Y descubriremos entre otras cosas que vivir equivocado no puede ser tan malo como parece, y ya tenemos una manera de entender por que las personas se equivocan tantas veces especialmente sobre ellos. La estructura modular de la mente explica por que la gente se equivoca y es contradictoria, pues algunos módulos de la mente funcionan mejor estando equivocados.
Robert Kurzban psicólogo evolucionista del departamento de psicología de la Universidad de Pennsylvania y autor del libro "Why Everyone Else is a Hypocrite" "Por qué todos los demás son hipócritas", sostiene que lo importante de la mente es lo que se denomina "modularidad" (estructura modular de la mente), es decir distintas partes en el cerebro que hacen cosas diferentes. Los mecanismos de la mente tienen funciones neuronales muy concretas. Por ejemplo el sistema de la memoria tiene un solo cometido, el de almacenar información para recurrir después a ella; o el sistema de reconocimiento facial cuya función es registrar esa información del mundo..., y estos sistemas pueden estar por todo el cerebro e interactuar entre sí, a medida que ocurren dichos procesos, realmente existe una especificidad funcional; es decir, cada uno de ellos realiza una tarea concreta e interactúan de maneras realmente complejas.
Las ilusiones ópticas. ¿Cuál es el papel que desempeñan las ilusiones ópticas?.
Las ilusiones ópticas desempeñan un papel muy importante en nuestra comprensión de la psicología. La percepción no es más que una parte, en una ilusión óptica una parte de tu mente ve una cosa mientras otra parte tiene otra experiencia. Y de aquí se deriva una noción importante: el cerebro humano puede tener dos creencias mutuamente incompatibles a la vez, los humanos creemos en muchas cosas contradictorias, pasando desde la percepción hasta la moralidad. Además nuestros cerebros se dedican a interpretar nuestra experiencia, tenemos acceso directo a lo que el cerebro genera, a la interpretación de la realidad.
Veamos la ilusión óptica del mismo color donde el cuadrado A y el cuadrado B son del mismo tono de color y sin embargo lo vemos de distinto color (la casilla A se ve oscura y la casilla B la vemos clara). Para ver que las casillas A y B son del mismo color hay que cubrir con un papel dejando solo visible a través de dos agujeros los cuadrados A y B. La ilusión del tablero nos confirma que nuestra mente está repleta de ideas contradictorias, ya que está compuesta por módulos que trabajan con independencias y en muchos casos desconectados unos de otros.
ilusión óptica del mismo colorestructura modular de la mente
La mente es como un Smartphone que viene de fabrica con aplicaciones diseñadas para cumplir objetivos muy concretos: seleccionar amistades, buscar parejas, dedicar atención a los hijos, deducir qué pasa en la mente de los demás, identificar a los tramposos que quieren engañarnos, planificar venganzas, buscar alimentos, establecer alianzas, juzgar moralmente a los demás, comunicarse con otras personas... funcionando estos módulos con independencia de los demás y muchas veces no comunicándose uno con otro.
Hay un experimento clásico de la psicología que demuestra como los módulos mentales trabajan por separado y sin estar conectados. El experimento consiste en pedirle a un grupo de personas que digan cual de cuatro pares de medias es de mejor calidad, siendo cuatro pares de medias idénticos, pero no lo saben y el par más elegido es el último el que está a la derecha de todo. Y lo más curioso de todo es el motivo que dan las personas para su elección, como si se tuviera un programa en la cabeza que te hace elegir el de la derecha mientras que los módulos conscientes de la mente, los que tienen que explicar un motivo para la elección, se inventan una explicación que no tiene nada que ver con lo que sucede en realidad, es decir dos módulos desconectados uno del otro.
la mente se compone de módulos independientes Psicología evolucionistala mente modular psicología evolucionista
Robert Kurzban, uno de los psicólogos que no ha rechazado estudiar la consciencia, afirma que con la modularidad la explicación correcta de la psicología humana será una explicación que no recurra a un centro especial, sino que describirá muchas partes distintas, algunas de ellas tienen funciones realmente interesantes que recuerdan al sistema ejecutivo, pero no vamos a encontrar ningún control central ("el yo", "el individuo", o "el sistema ejecutivo"), sino una red distribuida.
La eficacia para sobrevivir.
La selección natural es un gran proceso competitivo y, si tenemos dos organismos y uno de ellos resuelve un problema con más eficacia que el otro, el organismo que sea más eficiente necesitará menos comida, tendrá más tiempo para buscar una pareja mejor... la eficiencia es un aspecto muy importante de la evolución por selección natural, y por ello las partes de nuestra anatomía (y de nuestro cerebro) son tan eficientes, porque durante el transcurso de generaciones ha habido una selección para lograr diseños de ingeniería cada vez más eficientes.
El engaño y el autoengaño.
Lo que nos dice Robert Kurzban del engaño es que los humanos somos criaturas evolucionadas, como cualquier otra especie del planeta, y la evolución es un proceso competitivo. Sería chocante si los humanos no intentáramos engañarnos los unos a los otros, porque al fin y al cabo hemos evolucionado para competir con los que nos rodean. En parte, la competitividad se basa en intentar convencer a los demás de cosas que no son ciertas. El engaño forma parte del tejido constitutivo no solamente de las interacciones humanas, sino también de las que imperan entre el resto de animales. Algunos peces abisales tienen una pequeña parte de su anatomía que agitan como si fuera un pequeño gusano ante su cara, y eso atrae al resto de pececitos, que piensan "allí hay comida" y, en cuanto se acercan, son devorados. Por tanto, el engaño forma parte integral de lo que supone ser el producto de la evolución...
El autoengaño: albergar creencias falsas puede ser útil para convencer a los demás sobre algo que queremos que crean, o puede volverse una ventaja si logramos que la otra persona crea algo así. Se suele pensar que se es mejor profesor de lo que se es, más guapo de lo que se es... ¿soy yo que me engaño a mí mismo? ¿O solamente soy yo equivocándome de un modo interesante?
La mente tiene varios módulos y muchos de ellos no comparten información, pero ¿se trata de un defecto o somos imperfecto por naturaleza?. Robert Kurzban explica que la evolución nos moldeó de manera tal que funcionamos mejor si algunos módulos de nuestra mente no se enteran de lo que otros módulos están haciendo. Algunos módulos son más eficientes si tienen información equivocada de la realidad. Solemos pensar que somos mejores profesores que la media, que somos más guapos o los mejores conductores de la carretera (incluso los que van al hospital por haber causado un accidente se creen mejores al volante que los demás)... (veremos en el vídeo del final el ejemplo donde no sabemos reconocernos entre varias fotos manipuladas digitalmente, de una foto se sacan copias de la imagen con alteraciones sutiles, algunas para que parezca mas fea la imagen y otras más bonita, después se pide cual es la foto sin retoques y casi nadie acierta, todos eligen fotos en las que se sale mejorados). Vivimos equivocados sobre nosotros mismo, no somos tan guapos ni conducimos tan bien como creíamos, pero estar equivocados es bueno para nosotros o nuestros genes, esto lo llama Kurzban "errores estratégicos". En un entorno donde las relaciones sociales son fundamentales para la supervivencia como en el caso de nuestra especie tener una imagen sobre-evaluada de nosotros mismos nos ayuda a conseguir mejores parejas, amistades más generosas... todo esto son ventajas que nos ayudan a tener más descendencia, por ello la evolución ha seleccionado a quien cometía estos errores estratégicos eliminando a quienes tenían una visión más correcta de la realidad.
el lenguaje está diseñado para confundirnos
El autocontrol:
Como hay distintas partes que actúan en el cerebro algunas nos instarán a obtener una recompensa inmediata y otras lo reprimirán, por lo que gran parte del proceso de toma de decisiones se puede entender como la tensión entre los módulos impacientes (los sistemas de recompensa tipo lo quiero y lo quiero ahora) y los módulos más pacientes. Todo esto tiene realmente consecuencias importantes, si puedes postergar la gratificación durante un tiempo, evitar fumar un cigarro o no beber la tercera o quinta copa de alcohol, entonces lograrás mejores resultados a largo plazo que si no... Esta tensión entre la paciencia y la impaciencia que se produce en nuestra mente tiene una gran importancia en nuestra vida cotidiana.
La moral como límite de libertad:
Las reglas morales son cosas que le decimos a los demás que no pueden hacer, aunque a veces digamos que es por su propio bien, "utilizamos la moralidad como un método para limitar la conducta de los demás".
Tenemos un sistema muy elaborado para determinar lo que es malo, se trata del sistema de juicio moral. Pero lo verdaderamente importante es que también hay muchos otros sistemas en el cerebro que guían el comportamiento. A todos nos gustan hacer muchas cosas diferentes, incluso si hemos declarado previamente al mundo que pensamos que esas cosas son malas, y que se debería castigar a quienes las hacen. Lo que se obtiene entonces son incoherencias en las posturas morales que se deben a que vamos por el mundo usando nuestros sistemas de juicio moral para imponer coerción y evitar que otras personas hagan ciertas cosas, mientras que nuestros sistemas conductuales nos llevan a hacer exactamente esas cosas para alcanzar nuestras metas. Por lo que propone Robert Kurzban que la hipocresía esta por todas partes, fruto de la propia naturaleza humana que consiste en una mezcla de partes distintas.
La respuesta a la pregunta más fácil "por qué todos los demás son hipócritas" forma parte de la respuesta a la cuestión más difícil, que es por qué la mente es tan inteligente. Y ambas preguntan están relacionadas con la composición de todos los sistemas mentales diferentes. Y la última pregunta es por qué tendemos a pensar que todos los demás son hipócritas pero que nosotros no lo somos. Pues tan pronto como percibimos una incoherencia en nuestro propio comportamiento, corremos el riesgo de que otras personas también lo noten. Por lo que la mejor forma de evitar que nos identifiquen como alguien con comportamiento incoherente es que uno mismo no lo note, para impedir que se filtre la verdad al comunicarnos con quienes nos rodean. Y esto genera una asimetría muy particular: si bien somos muy rápidos para detectar las incoherencias en los demás, estamos diseñados para no detectar nuestras propias incoherencias. Y por eso pensamos que todos los demás son hipócritas.
Robert Kurzban aboga por la idea de que, si queremos entender lo que hace la mente, deberíamos plantearnos para qué sirven los distintos componentes. Y la respuesta a esa pregunta consistirá en pensar en los humanos como cualquier otra criatura evolucionada, no especial, pero sí distinta a nuestra manera, con lenguaje y tradiciones culturales... pero habrá partes de nuestro cerebro cuyas funciones puedan entenderse en el contexto de la evolución por selección natural, y se trata de un principio importante que debe guiarnos al hacer psicología.
El libro de Robert Kurzban Por qué todos los demás son hipócritas: Evolución y mente modular (Why Everyone (Else) is a Hypocrite: Evolution and the Modular Mind), en el idioma inglés y de la editorial Princeton University Press (encuadernación en tapa dura con 274 páginas) se puede comprar aproximadamente a un precio de 17.60 € en tienda online de libros. El libro de Robert Kurzban nos muestra que la clave para entender nuestras incoherencias del comportamiento radica en la comprensión del diseño de la mente. Ayuda a explicar el autoengaño, autocontrol, autoestima... desde una perspectiva evolutiva.
libro de Robert Kurzban Por qué todos los demás son hipócritas Evolución y mente modularRobert Kurzban psicólogo evolucionista
A continuación podemos ver el vídeo de Redes 119: El lenguaje está diseñado para confundirnos. Donde Eduardo Punset entrevista a Robert Kurzban en un acontecimiento de la Ciudad de las Ideas en la localidad de Puebla, en México, para hablar en este capítulo de Redes sobre cómo funciona la mente humana. Eduard Punset nos da a conocer que lingüistas como Noam Chomsky y psicólogos como Steven Pinker y ahora también Robert Kurzban han constatado que el lenguaje puede servir para entenderse pero sobre todo esta diseñado para confundirnos. Muchos de los sistemas modulares de la mente están diseñados para manipular lo que piensan los demás y lograr con ello una ventaja. Llegando a la conclusión que a la evolución no le importa que sepamos la verdad de las cosas, el objetivo con el que se ha diseñado nuestra mente es sobrevivir y dejar descendencia por ello la estructura modular de la mente explica por qué la gente se equivoca y es contradictoria.
COMPRA EN:


Xatea  400x267 contactos
Midseasonsales250x250

5 comentarios:

  1. Al tomar en cuenta las consecuencias que resultan de nuestras acciones u omisiones, tratamos de aumentar aciertos y evitar la repetición de los errores. Eso requiere de educación y capacitación adecuadas, y por eso hay países con menos delincuentes que en otros y una mejor convivencia social.
    No es la raza, el color de la piel o el sexo lo que debemos tomar en cuenta, sino lo que resulta de actuar conforme a la sabiduría.
    Nada ni nadie es perfecto, y hay diferentes grados de inteligencia; pero con pocas reglas claras y precisas y el empleo de instrumentos de precisión, viviremos mejor. Las básculas, los litros, los calendarios, los relojes etc. hacen posible los acuerdos y la organización, la producción de los bienes y servicios que todos requerimos para vivir de la mejor manera posible.

    ResponderEliminar
  2. ¿es posible comprar el libro en castellano?

    ResponderEliminar
  3. Hola. El libro "Por qué todos los demás son hipócritas" de Robert Kurzban de momento está en inglés y se puede comprar en Amazon. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se sabe cuando estara en castellano?
      Muchas gracias de antemano por las respuestas

      Eliminar
  4. Me parece interesante, pero en ningún caso se puede decir que un mentiroso es más inteligente, porque la inteligencia también involucra un actuar honesto, bondadoso y compasivo, ...el hecho que la gente en general lo haga para sobrevivir y ganar, en una sociedad competiva y enferma como la nuestra, no significa en ningún caso que es una conducta más inteligente, al contrario a largo plazo es lo más patetico que podemos observar, la mentira, el engaño, hacer el mal, el egoismo etc. si bien materialmente puede ser bueno, en términos sicológicos y sobre lo más importante que es la felicidad, es lo más torpe.

    ResponderEliminar